¡De vuelta! - Espacio de crianza
PSICO, Uncategorized

¡De vuelta!

¡¡Hola!! Prometí no aparecer hasta septiembre, pero no quiero que se me olviden las vacaciones y no os cuente aquí cosillas que os pueden ayudar a organizar vuestros viajes con bebés. Muchas de vosotras me dijisteis: disfrutar y ser flexibles con horarios, comidas… ¡Y eso es lo que hemos hecho! Pasamos una semana en una casa rural en Asturias, que os recomiendo a tod@s los papis: es muy familiar, limpia, el trato es excelente, Elena es mamá de dos niñas y es muy atenta con las necesidades de los bebés. Se llama “La llosa del Canonigu“, está en Piñeres de Pría (Asturias, cerquita de LLanes). 

El entorno además es espectacular, Leo se lo pasó bomba con los perros, gatos, el pony, los caballos, las vacas… (Yo recordé mi infancia bebiendo leche de vaca recién ordeñada, ¡Qué rica!) Viajar con Leo ha sido totalmente diferente a lo que estábamos acostumbrados. Imaginaros, nuestras últimas vacaciones sin bebé fueron en plan mochileros a Madagascar… Pero tampoco ha sido complicado organizarnos. Mochililla para Leo, comprar algunos potitos, organizar un minibotiquín… ¡y listo! El viaje en coche (5 horas) no se le hizo pesado, calculamos más o menos su hora de siesta mañanera para salir y se paso 2 horas durmiendo, paramos a comer, hicimos un poco de turismo en Aranda del duero y cuando le notamos casado, al coche a siestear. Durante las vacaciones, nuestros paseos eran muy , muy lentos, el peque no quería carro porque quería explorar todo, así que hemos disfrutado todos de muchos “bracitos”. Nunca se me olvidará su cara al ver el mar: estaba entre sorprendido, fascinado y desconfiado al ver tanto agua. Un ratito de toma de contacto y derechito a surfear las olas, se lo ha pasado genial. En cuanto a las comidas, todo fue mucho más desorganizado en cuanto a horarios y menús, Leo se ha lanzado con la Fabada, los quesos, las croquetas y el embutido asturiano… Luego, si tenía hambre, ya comía de tupper. Una de las cosas que más me preocupaba es que extrañara su cunita, pensamos que si estos sucedía que durmiera con nosotros, pero llegaba tan cansado que después de su bibe caía rendido en la cuna que pusieron junto a nuestra cama. Resumiendo, que todo ha sido más fácil de lo que pensaba, los peques se adapatan a tod@. ¡A disfrutar!

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply