dos años archivos - Espacio de crianza
Browsing Tag

dos años

Uncategorized

Quitar el pañal

Cosas importantes para quitar el pañal a tu hijo.

1. Es muy fácil detectar si no está preparado para hacer pis en el orinal. Sea invierno, verano o primavera, lo diga tu madre, suegra o vecina…  Así que deja de leer el post si lo sabes, porque es una pérdida de tiempo intentarlo. Créeme, te lo digo por experiencia.

2. ¿Le ves con curiosidad por el orinal, te avisa cuando quiere hacer pis? Adelante! vete de compras con tu peque y cómprale braguitas o calzoncillos que le molen. (En primark están muy baratos)

3. Esta guía puede ayudarte mucho. A mí me funcionó. quitar el pañal

CONTROL DE ESFÍNTERES

La importancia del control de esfínteres.

El niño/a en su evolución progresa muy rápidamente. El desprendimiento del pañal correspondería con un eslabón más de la cadena que da paso a una mayor independencia, el “ser mayor” (como lo son también dejar el chupete, biberón, cuna…) Es importante que el niño/a vea esto como algo interesante, que compensa, de esta forma el control no será algo impuesto, surgirá naturalmente.

Para empezar a controlar esfínteres, el niño/a tiene que estar maduro en tres aspectos:

1. Maduración fisiológica: retiene durante más tiempo el pis y la caca y los músculos están más maduros para esta función (está seco de una hora y media a dos horas entre cada cambio). Orina bastante de una sola vez (no poco varias veces). Es capaz de coordinar los dedos y las manos para coger objetos, se traslada de un sitio a otro fácilmente, puede permanecer en cuclillas, sentarse y levantarse de una silla o asiento.

2. Maduración intelectual: Percibe que su vejiga está llena, tienen conciencia de que cuando hace pis y caca le molesta tenerlo en el pañal y llama la atención bien diciéndolo, tocándose, avisa antes o después. Es capaz de señalarse la nariz, ojos, boca, cabeza…de imitar una acción sencilla, colocar un objeto junto a otro.

3. Maduración afectiva: Que realmente el niño/a quiera controlar esfínteres. Que esté preparado para desprenderse del pañal, sin grandes exigencias sociales: hermanos recién nacidos, entradas al cole…

De todo esto se deduce que el Control de Esfínteres no depende de una edad específica, sino de un momento evolutivo que en cada niño es diferente.

¿Cómo lo hacemos?

No le quitaremos el pañal desde el principio, le ofreceremos sentarse en el orinal para hacer pis o caca cada hora u hora y media y le volveremos a poner el pañal, atendiendo al ritmo de cado niño/a.  Si hace pis podrá limpiarse con papel y tirar de la cadena, si hace caca le limpiaremos nosotros/as y tirará de la cadena. Cuando haga pis o caca se le dirá que es muy mayor y que estamos muy contentos por lo que él ha conseguido hacer.  No estarán más de cinco minutos sentados en el orinal, durante este tiempo estaremos con él/ella. Según vaya progresando iremos retirando nuestra presencia, aunque siempre prestándole atención y le iremos retirando los refuerzos progresivamente para que se dé cuenta de que está ahí para controlar.  Cuando veamos que ya está preparado le quitaremos el pañal , pero se lo seguiremos poniendo en las siestas y por la noche (el control nocturno es más tardío).  Es importante que se sienta responsable de su control, que se suba o baje él/ella solo los pantalones, calzoncillos/bragas, que se limpie él/ella solo cuando hace pis, que tire de la cadena…

CONSEJOS

Procurar que la ropa sea de fácil manejo para posibilitar su autonomía (no llevar petos o cinturones)

Hay que evitar los chantajes afectivos “si haces pis te quiero…”, la valoración del adulto ha de ir encaminada a motivar el crecimiento del niño me alegro por ti, estás creciendo…”

Intentar que no coincida con períodos de mucha implicación afectiva (llegada de un hermano, retirada del chupete…)

Es un proceso de aprendizaje largo y difícil que el niño/a debe realizar poco a poco y sin presión, por eso cuando los resultados no sean buenos es importante que no se les regañe ni presione para evitar marcha atrás.

No comunicar al niño/a desesperación o contrariedad ante un NO control.

El control del pis y la caca no son simultáneos, puede ir uno tras otro. Igualmente entre el control diurno y nocturno, pueden transcurrir 1 ó 2 años.

Les anima compartir el control con los amigos (hacerlo simultáneamente con varios niños/as a la vez en el aula), también les agrada manifestar los logros conseguidos a sus compañeros/as.

El niño/a debe ver que es un logro para sí mismo.

A veces el niño/a aprende a hacer pis o caca deliberadamente como medio para conseguir una atención.

No intentar adelantar el proceso por economizar y ahorrar tiempo en los cambios de pañal.

Un buen momento para empezar un entrenamiento es a partir de los dos años, dos años y medio. Observar si cumple los requisitos y está dispuesto.

Tiene que haber comunicación entre las diferentes personas que atienden al niño/a (padres, abuelos, educadoras…).

Se pueden utilizar pañales de calidad inferior porque se ve mejor si el pañal está seco o mojado.

 

Uncategorized

Menús de las Escuelas Infantiles de (Leganés)

Hola, os paso el menú correspondiente a este mes que siguen todos las escuelas infantiles de Leganés. Cuando toque, subo el de abril.

PRIMER PLATO:

– 2 días a la semana LEGUMBRE /1 ración/día VERDURA Y HORTALIZA/ 2 veces a la semana PATATAS/ 1 día a la semana PASTA-ARROZ

SEGUNDO PLATO:

2 días a la semana CARNE/ 2 días a la semana PESCADO/ 2 días a la semana HUEVOS o PRECOCINADO

TODOS LOS DÍAS PAN

POSTRE:

Todos los días FRUTA Y LECHE o derivados

IMG_4243

 (PINCHA EN LA FOTO PARA VERLO MEJOR)

ESCUELA INFANTIL, Uncategorized

Adaptación a la escuela infantil (II)

Malas noticias, las defensas de Leo no han superado los virus que pululan por la escuela y, tras una semana en el cole, hoy está malito en casa con fiebre, otitis, tos, mocos… ¡Un completo! Es algo que sabía, ya se encarga absolutamente todo el mundo de avisarme: «uf, en la guardería lo va a pillar todo, ahora hay enfermedades raras, ya verás, vas a pagar para nada…» ¡Como es la gente! Os acordáis que el segundo día fue más duro para Leo, pues no fue nada comparándolo con el tercero, el cuarto y el quinto… Nos está costando. El viernes pasado estuvo muy bien, cuando entramos a la clase (me gusta mucho que los papis podamos entrar y recoger en la misma clase a los niños), todos los peques estaban muy tranquilos alrededor de la educadora. Ese día, Leo comió genial y pudo coger el sueño durante la siesta… Me gusta cada vez más su profe, siempre está sonriendo, es positiva y alegre, algo que me parece importantísimo. Ahora que ya había pillado un poco el ritmo me da miedo volver a empezar, qué fastidio.

XXXXXXXXXXXXX

¿Y tú cómo estás?, me preguntan las mamis que me conocen. Es una tontería hacerme aquí la fuerte después de todas las cosas que os he contado. Sin dramatismos, se me hace muy duro ver cómo Leo afronta sin mi ayuda nuevas experiencias. Sin quererlo, tengo un sentimiento de culpabilidad, aunque sé que está preparado para superar todo lo que se proponga ( a su miniescala) y que pronto irá contento a la escuela. Una nueva etapa, la lana del ovillo empieza a deshilvanarse…