segundo parto archivos - Espacio de crianza
Browsing Tag

segundo parto

PARTO

Parto vaginal después de cesárea

Parto vaginal después de cesárea

Han pasado ya casi dos meses desde que nació mi hija Noa… y, sin embargo, recuerdo como si fuera ayer la tarde que escribí mi anterior post; tenía una barriga descomunal y estaba muy emocionada. De un día para otro pasas de ser una embarazada que se imagina cómo serán las cosas con dos hijos a convertirte otra vez en madre al oler por primera vez a tu hija. Pasas de estar en el hospital y con tu familia ayudándote a llegar a casa y tener que pensar qué vas a hacer de cenar mientras tienes la teta fuera, esquivas los pañales del suelo y juegas a los superhéroes con tu otro hijo… Es un boom de emociones, actividad, trabajo y relax que viene y va durante las 24 horas del día ¡Es una auténtica locura!; pero lo cierto es que todo va fluyendo.

No os voy a aburrir contándoos paso a paso cómo fue mi parto. Sólo quiero que aquellas embarazadas que han llegado hasta aquí por el título de mi post sepan que sí se puede parir de forma vaginal después de una cesárea (el parto natural se lo dejo a las valientes, yo cuando sentí que los ojos se me ponían en blanco, grité: epiduraaaaaallll). Aunque encontréis ciertas actitudes médicas y no médicas en contra (tuve que firmar un papel para intentar el parto vaginal), si tú estás realmente convencida tienes mucho terreno ganado. Ver cómo salía mi hija de mi cuerpo es lo más emocionante que he vivido nunca.

Estar acompañada de mi pareja en aquel momento también me pareció irrepetible (sola en un quirófano y atada en cruz es el recuerdo que tengo de mi primer parto… Fue muy traumático para mí)

Parto vaginal después de cesárea

Esta vez sí puedo decir que he disfrutado 100% del milagro de la vida, sentí intensamente cada contracción porque sabía que cada una de ellas me acercaba a mi hija, algo que no hice en el nacimiento de Leo. Recuerdo sonreír de felicidad cuando la matrona me dijo: ¡nos vamos al paritorio!

Controlar la situación y sentir que eres fuerte, estar tranquila y concentrada en cada momento que estás viviendo (conecta contigo misma, date ánimos) dominar tú el dolor y no él a ti (grita sin sentir vergüenza si eso te hace aliviar el dolor) son los mejores consejos que puedo dar. Aquí os dejo algunas imágenes de cómo fue el día en que di a luz a mi pequeñina, era mi cumpleaños y fue un regalo precioso.

parto después de cesárea

 

PARTO, PSICO

El segundo hijo

foto embarazada fotoinstantes

Copyright: www.fotoinstantes.es

Esta noche Leo ha cogido su linterna de Decathlon, ha recorrido él solito el salón, ha hecho pis y se ha vuelto a la cama. Me ha despertado y me ha dicho, mami ya he hecho pis para que no se me escape. Eran las 3:00 am. La tarde de antes, había jugado con sus superhéroes y me había dado tiempo a organizar tranquilamente la cena e, incluso, contestar mails pendientes. Hoy, cuando quedan días, horas, ¿minutos?… para dar a luz a mi pequeñina, tengo casi la misma sensación que sentía cuando estaba a punto de nacer mi hijo mayor: ¡¡Pero con lo tranquilos que vivíamos!! Sé que suena fatal, pero me asusta volver a empezar: el parto, la lactancia, el postparto, las reacciones y celos de Leo, los tira y afloja con el padre, mi pánico a defender en alto cómo quiero críar a mis hijos y lo difícil que me resulta que no me importe lo que dejen o no de opinar los demás… También pienso que es imposible querer con la misma intensidad que quiero a Leo (me estoy luciendo…) Menos mal que estoy hormonal perdida y con la oxitocina a modo de fuegos artificiales, así que al momento me imagino el olor a vida que tendrá mi hija, el poder que me va a otorgar cuando nazca, la sensación irrepetible de alimentarla. Veís, ya estoy con la lagrimilla (jjj). Este es también un post de despedida temporal, cuando esté con ganas y fuerza para escribir me encantará y espero contaros cómo fue el parto, qué dijo Leo al ver a su hermana, mis nuevos miedos… Aprovecho para desearos unas Felices Navidades y un 2015 irrepetible. Este año que se acaba no ha podido ser más feliz e intenso para mí (aunque también ha tenido sus curvas cerradas y derrapes…), culmina además con unas de las mejores noticias que alguien a quien quieres mucho te puede dar, con la llegada de mi hija, con la salud y el apoyo de los que me rodean,  con un proyecto profesional «conjunto» con mi pareja sólo apto para valientes (Te admiro) y que va a cambiar radicalmente nuestro día a día. ¡¡Qué ganas de todo, que cague también, que bajón y subidón!! (ya están otra vez las hormonas…)